Jueves, 04 Octubre 2018 12:51

Meditación: María, pobre y humilde

Escrito por Marina Palomares
Valora este artículo
(0 votos)

Tenemos que dar gracias a Dios por la visión que nos ha dado el Concilio Vaticano II sobre la Virgen María. Una perspectiva más bíblica, a la luz de los Santos Padres, potenciando la importancia de la liturgia y con un gran sentido pastoral, como lo manifiesta nuestro Papa Francisco.

En esta línea me llama poderosamente la atención una frase del Concilio. Dicha frase viene al hablar de la Madre del Mesías en el Antiguo Testamento. Dice así: “Ella (la Madre del Redentor) sobresale entre los humildes y pobres del Señor, que confiadamente esperan y reciben de Él la salvación” (LG 55).

virgen con niño Estas palabras en su brevedad encierran un gran contenido. Según dicen eruditos de la Sagrada Escritura: “La pobreza de que habla la Biblia no es solamente una condición económica y social, sino que puede también ser una disposición interior, una actitud del alma; el Antiguo Testamento nos revela así las riquezas de la pobreza, y el Nuevo Testamento reconoce en los verdaderos pobres en el espíritu, a los herederos privilegiados del reino de Dios”.

Pobre es aquella persona que se encuentra en una situación existencial grave. Puede estar desprovista de bienes materiales, o estar aquejada de una enfermedad incurable, o en una situación política de miseria y esclavitud donde no ve horizonte a su vida. En esta pobreza radical el pobre grita a Dios para que le ayude y libere de ese ambiente insoportable.

Israel vivió esta situación después del retorno del cautiverio de Babilonia a Jerusalén, en el siglo VI antes de Cristo. La situación de miseria material y espiritual hizo que los israelitas piadosos elevaran su corazón a Dios. Cuando todo falla Dios puede hacer milagros. En este ambiente se potencia la actitud de los “anawim”, de los humildes, de los pobres de Yahvé.

Es una apertura teologal de fe, esperanza y caridad. Entre estos pobres “sobresale la Virgen María”, que “esperaba y recibió la salvación”. Dios vino a Ella y el Verbo se hizo carne. Posibilitó nuestra redención. Porque miró la humildad de su sierva. Y lo que ha hecho en Ella lo realizará con los pobres y humildes de generación en generación. Los pobres, los pequeños, roban el corazón de Dios.

(wwwocarm.org)

Visto 368 veces

No tienes permisos para publicar comentarios. Debes tener un usuario privado para publicar. Para acceder al Foro con tu usuario y contraseña, pulsa aquí. Si aún no tienes usuario, crealo pulsando aquí