Viernes, 05 Marzo 2021 21:15

Papa Francisco, la Humildad de María y el papel de “Corredentora”. Una reflexión sobre los “títulos” aplicados por la Iglesia a Nuestra Señora, a partir de las palabras del Sumo Pontífice Destacado

Escrito por Robert Fastiggi
Valora este artículo
(1 Voto)

El 19 de abril del 2020, el Dr. Robert Fastiggi, Catedrático de Teología Dogmática en el "Sacred Heart Major Seminary" de Detroit (Michigan, USA), publicó en inglés este interesante artículo que ofrecemos aquí traducido al español. En él profundiza en la enseñanza y postura del Papa Francisco y María corredentora, que ha causado cierta confusión. 

D6cArwPWsAI04wQComo es bien sabido, el Papa Francisco tiene una profunda devoción a la Santísima Virgen María. Una de las cualidades de María que enfatiza repetidamente es su humildad. En su homilía del viernes 3 de abril de 2020, el Santo Padre habló sobre Nuestra Señora de los Dolores y señaló la importancia de meditar sobre los siete dolores de María. De manera especial, señaló la humildad de la Virgen:

«La Virgen nunca pidió nada para ella, nunca. Sí, para los demás: pensemos en Caná cuando va a hablar con Jesús. Ella nunca dijo: “Yo soy la Madre, mírame: Yo seré la Reina Madre”. Ella nunca lo dijo. No pide nada importante para ella en el colegio apostólico. Ella solo acepta ser Madre. Acompañó a Jesús como discípula porque el Evangelio muestra que siguió a Jesús: con amigos, con mujeres piadosas, siguió a Jesús, escuchó a Jesús».

Estas palabras del Papa Francisco armonizaron providencialmente con las reflexiones del Predicador de la Casa Pontificia, el P. Raniero Cantalamessa, OFM, quien en su cuarto y último Sermón de Cuaresma, pronunciado también el 3 de abril, aplicó las palabras de San Pablo en Fil 1,5-11 a la Virgen María:

«María, aunque era Madre de Dios, no consideró su privilegio como algo a lo que aferrarse, sino que se despojó de ella, se llamó sierva y vivió a semejanza de todas las demás mujeres. Se humilló y permaneció oculta, obediente a Dios, hasta la muerte de su Hijo y la muerte de cruz. Por tanto, Dios la ha exaltado sobremanera y le ha dado el nombre que, después de Jesús, es sobre todo nombre, para que al nombre de María se incline toda cabeza, en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que María es la Madre del Señor para la gloria de Dios Padre. ¡Amén!».

La humildad de María tiene sus raíces en las Escrituras. En la gran oración de María, el Magnificat, ella reconoce que todo lo que posee es un regalo de Dios: “el Todopoderoso ha hecho cosas grandes por mí, y su nombre es santo”. En el Canto 33 del Paradiso, Dante habla de María como “humilde y más exaltada que cualquier criatura”. San Luis Mª Grignon de Montfort (1673-1716) atestigua la humilde condición de criatura de la Santísima Virgen confesando que “María, siendo una mera criatura creada por las manos de Dios, es, comparada con su infinita majestad, menos que un átomo, o más bien no es nada, ya que solo Él puede decir: ‘Yo soy el que soy’” (Tratado sobre la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, 14).

En su homilía del 3 de abril, el Papa Francisco también señala que María nunca buscó títulos para sí misma. El título más importante para la Santísima Virgen es “Madre”, que recibió de Jesús mismo:

«Honrar a la Virgen es decir: ‘Esta es mi Madre’ porque ella es la Madre. Y este es el título que recibió de Jesús, precisamente allí, en el momento de la Cruz (cf. Jn 19,26-27). Para tus hijos eres Madre. No la nombró Primera Ministra ni le dio títulos de “funcionalidad”. Solo “Madre”. Y luego los Hechos de los Apóstoles nos la muestran en oración con los Apóstoles como Madre».

Para el Papa Francisco, María, ante todo, es “Madre”. Ella es la Madre de Jesús, Verbo Encarnado y Madre espiritual de todos los fieles. El Santo Padre continúa diciendo que María nunca quiso quitarle ningún título a su Hijo, que es el único Redentor:

«La Virgen no quiso quitarle ningún título a Jesús; recibió el don de ser su Madre y el deber de acompañarnos como Madre, de ser nuestra Madre. No se pidió a sí misma ser una cuasi-redentora o una corredentora: no. El Redentor es solo uno y este título no se duplica. Ella es solo discípula y Madre. Y así, como Madre debemos pensar en ella, debemos buscarla, debemos rezarle. Ella es la Madre; en la Iglesia Madre. En la maternidad de la Virgen vemos la maternidad de la Iglesia que recibe todo, lo bueno y lo malo: todo».

El Papa Francisco tiene totalmente razón. La Santísima Madre nunca pidió ser una cuasi-redentora o una corredentora. También tiene razón en que, en el sentido estricto y unívoco, el título Redentor no se puede duplicar. Jesús es el divino Redentor, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn 1,29). Sin embargo, en un sentido analógico, los seres humanos pueden participar en la obra de la redención uniendo sus sufrimientos al de Cristo. Por eso, el Papa Benedicto XVI, al hablar a los enfermos en Fátima el 13 de mayo de 2010, los invitó a ser “redentores en el Redentor”.

Jesús es el único Redentor y también el único Mediador entre Dios y la raza humana (cf. 1 Tim 2,5). El Vaticano II, por otra parte, enseña que “la mediación única del Redentor no excluye, sino que da lugar a una cooperación múltiple, que no es más que una participación en esta única fuente” (Lumen gentium 62). El título de corredentora cuando se aplica a María nunca debe quitarle nada a Jesús, el único Redentor divino de la raza humana. Jesús es el Dios-hombre y María es una criatura humana. El papel de María en la obra de la redención debe entenderse siempre como secundario, subordinado y totalmente dependiente de su divino Hijo. Como explica San Luis Mª Grignon de Montfort, Dios “nunca tuvo ni tiene necesidad absoluta de la Santísima Virgen para el cumplimiento de su voluntad y la manifestación de su gloria” (Tratado de la Verdadera Devoción, 14). La obra salvadora de Jesús fue suficiente, pero Dios quiso la colaboración de María en la redención de una manera única y singular.

El título de corredentora, utilizado por teólogos, santos y místicos desde el siglo XV, debe entenderse como la colaboración única de María con y bajo su divino Hijo, el Redentor del género humano. El prefijo “co” proviene del latín cum (con), por lo que la Santísima Virgen, como corredentora, colabora en la obra de la redención pero solo con Cristo, el Redentor, cuya muerte en la Cruz es la causa meritoria de nuestra salvación (cf. Concilio de Trento, Denz.-H, 1529).

El P. Salvatore Maria Perrella, OSM, profesor de dogmática y mariología en la Facultad Teológica Marianum de Roma, señala que “la expresión ... corredentora, no es errónea en sí misma pero tomada aisladamente podría transmitir la idea de la necesidad de que María esté asociada al Redentor” (Entrevista a Manuela Petrini, In Terris, 15 de agosto de 2019). El P. Perrella tiene razón. Como dice San Luis Mª Grignon de Montfort, Dios no tiene una necesidad absoluta de la Santísima Virgen María. El papel corredentor de María, como su papel de Mediadora de la gracia, surge de la voluntad de Dios, que quiso asociarla a la obra de la redención. La Santísima Virgen fue “predestinada desde la eternidad a ser Madre de Dios por ese decreto de la divina providencia que determinó la Encarnación del Verbo” (Lumen gentium 61).

El Papa Juan Pablo II creía que todos podemos ser “corredentores de la humanidad” (Discurso del 5 de abril de 1981). El papel corredentor de María, sin embargo, es completamente único. Como Madre del Verbo Encarnado, dijo que sí en nombre de toda la naturaleza humana para ser Madre del Redentor (cf. Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, III, q. 30, a. 1). Ella cuidó al Salvador como su Madre y lo acompañó hasta el Calvario, “donde permaneció, de acuerdo con el plan divino, sufriendo en gran manera con su Hijo unigénito, uniéndose con un corazón maternal a Su sacrificio, y consintiendo amorosamente a la inmolación de la Víctima que ella misma había dado a luz” (Lumen gentium, 58). El gran mariólogo P. René Laurentin (1917-2017), señala que María “cooperó con la única Redención en un nivel supremo y con una intimidad única” (Traité sur la Vierge Marie, edizione sixième Court traité sur la Vierge Marie, sexta edición - París: François- Xavier de Guibert, 2009).

El Magisterio no dio aprobación oficial al título de corredentora hasta el siglo XX. Durante el pontificado de Pío X, la Santa Sede aprobó tres veces las oraciones invocando a María como corredentora (cf. Acta Apostolicae Sedis). Pío XI fue el primer Papa en usar públicamente el título: una vez el 30 de noviembre de 1933; nuevamente el 23 de marzo de 1934; y nuevamente el 28 de abril de 1935. San Juan Pablo II usó públicamente el título “Corredentora” al menos seis veces: Audiencia general, 10 de diciembre de 1980; Audiencia general 8 de septiembre de 1982; Rezo del Ángelus, 4 de noviembre de 1984; Discurso en la Jornada Mundial de la Juventud, 31 de marzo de 1985; Discurso a los enfermos, 24 de marzo de 1990; Discurso del 6 de octubre de 1991. Además, en una homilía en Guayaquil, Ecuador, el 31 de enero de 1985, Juan Pablo II habló del “co-redemptive role of Mary” (el papel corredentor de María), que se puede traducir como “el papel de María como corredentora”.

Estos empleos papales del término “corredentora” se rigen por el principio establecido por el Papa Francisco en su homilía del 3 de abril de 2020. Nunca le quitan nada a Jesucristo, el único Redentor, y no corresponden a ningún título solicitado por la misma Santísima Virgen. Sin embargo, reconocen como el P. Laurentin que la cooperación de María con la obra de la redención se da “en un nivel supremo y con una intimidad única”. La Santísima Virgen colaboró en la obra de la redención precisamente como Madre, y lo hizo en perfecta humildad y obediencia a la voluntad de Dios.

El Papa Francisco tiene razón al enfatizar la humildad de la Santísima Virgen María. Es absolutamente cierto que María nunca solicitó ningún título o privilegio para sí misma. Ella nunca pidió que la llamaran Madre de Dios o Reina del Cielo, pero la Iglesia la honra con estos títulos en su enseñanza y en sus oraciones. Dichos títulos se encuentran en las Letanías Lauretanas, que están relacionadas con la Fiesta de la Santísima Virgen María de Loreto, aprobada por el Papa Francisco en 2019 como un memorial opcional para el 10 de diciembre en el Calendario General Romano. La Iglesia honra a María con muchos títulos por amor y devoción. Estos títulos son también una expresión de gratitud a Dios, que se humilló para compartir nuestra humanidad al encarnarse de la Virgen María. No solo debemos agradecer a Dios por el don de su Madre, sino que también debemos agradecer a la misma María por decir sí y convertirse en la Madre de Cristo, nuestro Redentor. En su homilía del 3 de abril, el Papa Francisco nos invita a todos a hacer una pausa para agradecer a nuestra Madre María:

«Hoy hacemos bien en detenernos un poco y pensar en el sufrimiento y los dolores de la Virgen. Ella es nuestra Madre. Y cómo se mantuvo allí, cómo estuvo bien allí, con fuerza, con llanto; no era un llanto fingido; fue realmente un corazón destrozado por el dolor. Hacemos bien en detenernos un poco y decirle a la Virgen: “Gracias por aceptar ser Madre cuando el Ángel te lo anunció y gracias por aceptar ser Madre cuando Jesús te lo dijo”».

La Virgen María es el modelo perfecto de humildad. En palabras de Dante, ella es “humilde y exaltada más que cualquier criatura”. Necesitamos agradecer al Papa Francisco habernos recordado que María nunca buscó ningún título para sí misma. Es solo porque Dios eligió asociarla a su obra de redención que la Santísima Virgen ha sido honrada con muchos títulos como Reina del Cielo y Corredentora. Sin embargo, estos títulos no provienen de ella, sino del hecho de reconocer su asociación única e íntima al plan de salvación de Dios. La Santísima Madre sabe que le debe todo a Dios. Por eso exclama: “Grandes cosas ha hecho por mí el Todopoderoso, y su nombre es santo”.

 

Visto 104 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Septiembre 2021 18:04

No tienes permisos para publicar comentarios. Debes tener un usuario privado para publicar. Para acceder al Foro con tu usuario y contraseña, pulsa aquí. Si aún no tienes usuario, crealo pulsando aquí