Martes, 06 Octubre 2020 13:29

Las lágrimas de María: La Salette

Escrito por

El 19 de septiembre de 1851, el obispo de Grenoble (Francia), Filiberto de Bruillard, proclama: "Juzgamos que la aparición de la Santísima Virgen a dos pastores, el 19 de septiembre de 1846, en una montaña de la cadena de los Alpes, situada en la parroquia de La Salette, del arciprestazgo de Corps, contiene en sí todas las características de la verdad, y que los fieles tienen fundamento para creerla indudable y cierta". Posteriormente el Santo Padre Pío IX aprobaría la devoción a la Virgen de la Salette y una liturgia propia siendo la forma de ese tiempo de expresar su aprobación. Se trató de la primera aparición mariana que se sometió a un proceso canónico, y en ella se establecieron los criterios fundamentales para dicha aprobación que duran hasta hoy.

En la petición que mandó santa Teresa de Calcuta al Papa Juan Pablo II destaca los puntos claves del tema de la corredención y mediación mariana. Escribe en su Carta (14-VIII-1993): “La definición papal de María como Corredentora, Mediadora (o mediatriz o medianera), y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia. María es nuestra Corredentora con Jesús. Ella dio a Jesús su cuerpo y sufrió con él al pie de la cruz. María es la Mediadora de toda gracia. Ella nos dio a Jesús, y como madre nuestra nos obtiene todas sus gracias. María es nuestra abogada, que reza a Jesús por nosotros. Solo a través del Corazón de María llegamos nosotros al Corazón Eucarístico de Jesús. La definición papal de María como Corredentora, Mediadora y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia. Todo para Jesús a través de María”. Vemos, que destaca dos motivos por los cuales podemos hablar de la corredención de la Virgen: por ser Madre de Cristo Redentor y por su libre disposición al pie de la cruz. Mediadora de todas las gracias, porque como podemos ver en la vida de esta santa, en todas las situaciones en las cuales la santa se abandonó en el Corazón Inmaculado, siempre consiguió las gracias suplicadas. Destaca también su afirmación: no se puede llegar a Cristo sin pasar por la Virgen. Cristo es en Camino al Padre, y la Virgen es el camino que lleva a Jesús y por el que Jesús llega a nosotros.

La Regla Original de las Misioneras de la Caridad dice en el número 4 sobre la relación con la Virgen: «Que todas las hermanas tengan por Madre a la Inmaculada Reina de los Cielos. No sólo deben amarla y venerarla, sino acudir a ella con confianza infantil en las alegrías y las tristezas». Es decir, deben vivir como hijas de la Virgen, acudiendo a ella como Madre espiritual, que cuida a sus hijos y les acompaña en todo lo que viven, guiándoles a la felicidad.

EL Padre Joseph Langford, es cofundador la rama masculina de las Misioneras de la caridad, dice: “al igual que en Belén, en Calcuta y en todo el mundo, Jesús «no puede ir solo» sin nuestra colaboración”a. Así viven los que van tras las huellas de santa Teresa de Calcuta, como colaboradores de Cristo; pero gracias a la visión que tuvo la santa, sabemos que no se puede cumplir este papel sin la Virgen Corredentora y Mediadora. Me pregunto a mí misma si esta visión fue el momento en que santa Teresa de Calcuta se dio cuenta de la importancia del anuncio del dogma sobre la mediación y corredención de la Virgen, o fue la raíz de toda su vivencia posterior, que dio como fruto esta convicción.

[Continuación] Ganxhe no esperó mucho: partió de su casa el día 26 de septiembre 1928, casi 8 meses después empezó el noviciado, y después de dos años pronunció sus primeros votos en las hermanas de Loreto, para 20 años después, el 16 de agosto 1948 (el día siguiente a la fiesta de Asunción de la Virgen María, cuando se festejaba la Virgen de Letnica) dejar el hábito de Loreto y salir del convento para ser pobre entre los pobres.

Tratar sobre el tema de la corredención de la Virgen María en la vida de santa Teresa de Calcuta no es fácil. Ciertamente no por inseguridad de los datos sino por la peculiaridad del camino de santidad de esta santa. No hay muchos escritos en los que la santa de los pobres nos hable de su pensamiento. Porque no fue santa del escritorio sino de la calle. No de la teoría sino de la práctica. No de las alturas sino de lo más pobre. Lo que podemos “leer” de su pensamiento es su vida. Ella misma decía: “Nosotras vemos la necesidad y actuamos”. No era persona teórica sino persona de la acción, sobre todo del acto lleno de ternura y misericordia. Por consiguiente, vamos a centrarnos en los actos que nos muestran los puntos claves para santa Teresa. Podemos ver la práctica de la caridad, amor y confianza a la Virgen en forma extrema y muy de niña, y de esta forma descubrir que santa Teresa de Calcuta vivía lo que creía: que “la definición papal de María como Corredentora, Mediadora y Abogada traerá grandes gracias a la Iglesia”.

Miércoles, 17 Junio 2020 19:45

Meditación: el sí de María (2ª parte)

Escrito por

Como palabra de la gracia su sí es de un modo especial una acción del Espíritu Santo, por cuyo efecto Ella le regala a Dios cuerpo y alma. El Espíritu que la cubrirá con su sombra ya está en Ella, y es Él quien le permite pronunciar el sí junto con Él. Al cubrirla con su sombra, el Espíritu, inundándola, se encuentra con el Espíritu que ya habita en Ella, y así el sí de María es incluido en el sí del Espíritu. Y envuelto en el Espíritu Santo, su sí se transforma en una palabra verdadera, libre e independiente de su propio espíritu. Primero será una palabra de su espíritu, sin que Ella todavía presienta de qué modo está determinado en la intención de Dios que se convierta también en una palabra de su cuerpo. Él puede hacerlo porque el sí de Ella es ilimitado, es una materia dócil con la que Dios puede formar lo que le plazca.

Domingo, 07 Junio 2020 23:39

Fiesta de María, Madre de la Iglesia

Escrito por

Cada noche antes de acostarme leo en el móvil las lecturas de la Misa del día siguiente. Ayer me quedé muy sorprendido porque las de hoy (lunes 1 de junio) no son las del Tiempo Ordinario, como yo esperaba, sino dos lecturas muy “fuertes”, de las que la Iglesia reserva para las grandes ocasiones. Indagando en internet me enteré de que hoy es la fiesta de María, Madre de la Iglesia, instituida por el Papa Francisco hace sólo dos años. Entonces lo entendí. Aunque soy un padre de familia sin ningún título de teología, me atrevo a compartir con vosotros estas reflexiones, por si pueden ayudar a alguien. 

Estamos viviendo un tiempo de Gracia muy especial, muy profundo, que dará un gran fruto a nivel mundial, porque está dentro del maravilloso plan de Dios. Esta pandemia en ningún caso es algo que se le escape a Dios, o que esté al margen de su voluntad. Al contrario, es una ocasión privilegiada que Él nos da para vivir la Vida verdadera, la alegría profunda, la esperanza que llena el alma… pues todo lo que sucede, absolutamente todo, sirve para el bien de sus hijos, de los que saben leer su amor en todo acontecimiento (cf. Rm 8).

Las primeras apariciones "modernas" de la Virgen María, o lo que podríamos llamar el inicio de una etapa mariofánica novedosa, deberían situarse en 1830, en París (Francia). Fueron recibidas por Santa Catalina, y dieron origen a la famosa y poderosa devoción de la Medalla Milagrosa.

Página 1 de 5