Jueves, 04 Enero 2018 12:27

1. Santa Teresa de Calcuta

Escrito por AGG
Valora este artículo
(1 Voto)

El interés por la proclamación de un quinto dogma mariano en la Iglesia nace en cualquiera que lea esta llamativa afirmación de Santa Teresa de Calcuta, del 14 de agosto de 1993, que reviste cierto carácter profético: The papal definition of Mary as Coredemptrix, Mediatrix, and Advocate will bring great graces to the Church = La definición papal de María como Corredentora, Mediadora (o mediatriz, o medianera), y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia1.

6aebc3d7fcb16ad9edad64526aa43e21Al mismo tiempo, esta afirmación suscita las siguientes preguntas: ¿Por qué depende de una afirmación pública y solemne del Papa que Dios derrame gracias sobre la Iglesia? ¿Eso es propio de su plan de salvación? Nadie puede oponerse a que Santa Teresa crea que María merece esos títulos; incluso el Magisterio y la tradición se los han otorgado a María en varias ocasiones, pero… ¿por qué, entonces, proclamarlo dogmáticamente y no simplemente dejar que quien quiera lo crea? ¿Qué gana la Iglesia con ello, aparte de un posible disgusto por parte de los hermanos separados, tan sensibles a los aspectos marianos?


1 Previamente a estas palabras, Santa Teresa de Calcuta sintetiza la fundamentación de los títulos marianos: “María es nuestra Corredentora con Jesús. Ella dio a Jesús su cuerpo y sufrió con él al pie de la cruz. María es la Mediadora de toda gracia. Ella nos dio a Jesús, y como madre nuestra nos obtiene todas sus gracias. María es nuestra abogada, que reza a Jesús por nosotros. Solo a través del Corazón de María llegamos nosotros al Corazón Eucarístico de Jesús. La definición papal de María como Corredentora, Mediadora (o mediatriz, o medianera), y Abogada, traerá grandes gracias a la Iglesia. Todo para Jesús a través de María”.

Visto 498 veces Modificado por última vez en Lunes, 30 Abril 2018 17:12
Más en esta categoría: 2. Reflexión bíblica »

Comentarios   

María Corredentora
Puedo compartir mi experiencia.
Cuando hace años mis catequistas me enseñaron la oración del corazón, que es la invocación continua del Nombre de Jesús, según el modelo de los padres de la Iglesia oriental, enseguida empecé a sentir la necesidad de invocar el dulce nombre de María. Lo había leído en el último capítulo del Libro "El peregrino ruso".. Comencé a hacerlo, y en mi corazón sentí que era grato a Dios, y que además pone en fuga a los demonios.

No tienes permisos para publicar comentarios. Debes tener un usuario privado para publicar. Para acceder al Foro con tu usuario y contraseña, pulsa aquí. Si aún no tienes usuario, crealo pulsando aquí